Las tendencia en decoración pasan por el bricolaje

Las tendencia en decoración han cambiado sustancialmente en los últimos años, y no sólo es debido a la crisis que vamos dejando atrás poco a poco, si no también a la propia moda que se ha extendido por todo el mundo, con gran importancia de los elementos arreglados por uno mismo para darle una nueva vida. En un primer momento esta tendencia si que pudo originarse a raíz de la menor cantidad de dinero disponible para hacer algo que no es una necesidad, como es decorar una vivienda, y se comenzó a extender la norma de la Triple R: reutilizar, restaurar y reciclar. Una tendencia que lejos de abandonarse con la mayor capacidad adquisitiva no ha hecho otra cosa que aumentar.

Otra tendencia que se ha popularizado es la llamada “do it yourself” o hazlo tú mismo, que aboga por la importancia de crear nuestra propia decoración a través de la imaginación , dándole nuevos usos a objetos inservibles para su propósito original, o bien arreglando objetos con materiales diferentes que aporten diversidad y originalidad.
Son por tanto dos tendencias muy cercanas en su concepto, que busca la diversidad y promueve la creatividad. Es por ello que tenga que ser creada por uno mismo, ya que se trata siempre de elementos únicos que no pueden ser fabricados en masa por grandes cadenas.

Si bien es cierto que tales tendencias dieron comienzo con la crisis económica sufrida, un momento en el que muchas personas no podían permitirse afrontar gastos innecesarios y se vieron obligados a tirar de imaginación para realizar los arreglos oportunos para alargar la vida de muebles o reparar desperfectos de las viviendas, la tendencia a seguido, llegando a puntos absurdos en los elementos de este tipo son vendidos a precios desorbitados en tiendas especiales, y lo que años atrás habría supuesto una solución temporal, o incluso habría provocado que un mueble u objeto hubiese sido descartado y tirado a la basura es ahora vendido reparado y vendido a un precio muy superior al que tendría si fuese nuevo.

La excusa de la falta de capital ya no puede seguir siendo la excusa para muchas personas para seguir dicha tendencia, ya que el gasto por tener muebles viejos (o vintage) es mayor a que si fuesen a estrenar, y sí que responde al cambio de tendencia de la decoración, que ha pasado de ser una especie de maquillaje, simplemente decorativo, a buscarse la funcionalidad de los elementos, y de una estandarización a gran escala con marcas como Zara o Ikea que suministran a millones de personas y que tras varios años ha provocado el efecto contrario, la necesidad de alejarse de la masa y demostrar la individualidad personal de cada uno personalizando todo lo que sea posible.

La última tendencia en este campo viene de la mano de la proliferación de las impresoras 3D, que permiten un grado de personalización hasta ahora imposible, al poder crear objetos específicos para cada uno, provocando una revolución cuyo impacto, según los expertos, será mayor que el que tuvo Ikea.

La nueva forma de entender los espacios y la decoración están creando espacios mucho más humanos, donde se puede ver la intervención personal de cada uno que contrasta con la frialdad que trasmitía la homogeneidad de las viviendas y que hace que los negocios de bricolaje se hayan visto beneficiados por la tendencia de reparar lo viejo, objetos que ya no tienen la funcionalidad e antaño, pero que aportan un valor único a la vivienda.

Ideas para reutilizar palets

Si te gusta la idea de reciclar objetos que parecía que ya habían acabado su vida útil y dar un toque personal y original a la decoración de tu vivienda, te animamos a que pruebes la infinidad de formas que hay de reutilizar un palet en tu vivienda.

Estos esqueletos de carga son estructuras que aguantan de todo y que son, podría decirse, como un lienzo en blanco con el que puedes hacer lo que quieras. ¡Tú eliges qué hacer con ellos!

Seguro que ya se te están ocurriendo ideas para estos armazones de madera, pero por si te acabas de despertar de la siesta o la creatividad no es lo tuyo, escucha, porque tenemos varias ideas para ti.

Ya sean de plástico, de conglomerado o -los más comunes- de madera, todos te valen, sólo depende del estilo que quieras dar a lo que tengas pensado hacer con ellos. Los de madera suelen ser los más versátiles, ya que los puedes dejar al natural, simplemente con una mano de lija, barnizados para dar tonalidad a la madera o pintados para un toque más personal y colorido.pallet01

Dicho esto, las opciones para reutilizar palets son casi infinitas. Si no quieres/puedes andar cortándolo (no todos tenemos un estudio de carpintería en nuestros pisos diminutos de ciudad) puedes usarlo “entero” como mesita de café. Sólo habría que añadirle unas patas o unas ruedas de interior para hacerlo fácil de mover de un lado a otro. 

pallet05Tambien en vertical tienen utilidad: los puedes usar como estanterías, intercalando baldas entre las tablillas o usando esos huecos para meter libros. Apilando varios, o si os gustan las camas a baja altura, poniendo unos pocos en el suelo, pueden servir como base para tu colchón, y los huecos de los lados pueden servir de almacenamiento para ahorrarte una mesilla. De esta forma, también puedes hacer un sofá usando los palets como base.

pallet02Lo mejor de estos proyectos es que puedes conseguir los palets gratis en muchos puntos de tu ciudad, como en diferentes obras o almacenes en los que tienen algunos descartados. Lo dicho, las posibilidades son ilimitadas. No tienes más que ponerte y probar. Y, en el caso de que te acaben saliendo nada más que un montón de tablillas inservibles, por lo menos no has perdido nada, excepto algo de tiempo.

¿Quereis más ideas? Aquí hay unas cuantas más.

Lámparas decorativas con materiales reciclados

Una de las cosas que podemos hacer con el bricolaje y los materiales que ya no queremos y que en otras circunstancias irían a la basura es hacer nuestras propias lámparas de diseño para decorar nuestra casa. Existen multitud de alternativas y el límita solo se encuentra en tu creatividad. Buscando por internet puedes encontrar ejemplos muy variados de lámparas muy originales diseñadas con materiales reciclados. Desde Hiperlámparas nos proponen una serie de diseños de lámparas con materiales reciclados que nos han gustado. Por supuesto si lo tuyo no son las manualidades puedes pasarte por la tienda online, donde podrás encontrar lámparas de todos los estilos y para todos los bolsillos. Con pocas herramientas y los materiales reciclados que se necesitan, se pueden hacer creaciones muy interesantes para nuestro hogar.

A continuación os proponemos algunas creaciones que hemos encontrado en internet:

1. Crear nuestras lámparas con botes de cristal:

lamparas-en-boteSi hay algún elemento de desecho que podemos usar en nuestras manualidades y que nos sobran en todas las casas son los botes de cristal. Si os ha pasado como a nosotros, habréis podido comprobar que la despensa es una fuente interminable de este tipo de envases! Con estos botes y simplemente utilizando un casquillo de bombilla corriente y moliente y con la ayuda de un martillo de goma, podemos crear una lámpara. Con el martillo ajustamos el casquillo con la bombilla colocada previamente en el orificio donde suele ir la tapadera de rosca, si no se ajusta exactamente podemos usar silicona. El resultado es muy bueno. Si queremos decorar nuestro jardín para navidad podemos pintar los botes de colores con la pintura adecuada. 

2. Crear nuestras lámparas con pinzas de la ropa

indexEsta alternativa es una de las que más no han gustado, se trata de usar las pinzas de madera de tender la ropa para construir una estructura normalmente en espiral donde la cabeza mordedora de la pinza sujeta siempre a la pinza siguiente. En el interior de la estructura en espiral colocamos la bombilla y que puede ir en un soporte metálico a la altura que más nos convenga. Esta idea es muy ecológica y el resultado es excelente como podéis comprobar en las imágenes. 

3. Crear nuestras lámparas con latas de conserva

index2Si, has oído bien, también con latas de conservas se pueden crear lámparas de lo más originales. En esta ocasión nos bastará con las las latas de conservas que más nos gusten , un casquillo de bombilla, la bombilla que más nos guste, un martillo de goma, silicona y cadenas de las cortinas que se suelen poner en las puertas de entrada de las casas de los pueblos. Tenemos que practicar un agujero en la parte inferior de la lata con nuestro taladro. A través de dicho agujero introduciremos la cadenas que hará de sustento y conectará la lata con el techo, junto a la cadena debemos enredar el cable de la luz que llegará hasta la bombilla y de la misma manera introduciremos por el orificio practicado en la lata anteriormente. Conectaremos al clave al casquillo de la bombilla desde la apertura natural de la lata y con silicona fijaremos la cadena al interior de la parte inferior de la lata.

DIY para principiantes: los conceptos básicos

El DIY, conocido en español como Hágalo usted mismo, es un hobby que se ha popularizado durante los últimos años y que consiste en (¡sorpresa, sorpresa!) hacer las cosas tú mismo. Es un hobby muy útil, ya que la premisa básica es que si una persona aprende rápido y sabe cómo aplicar las habilidades básicas en proyectos del hogar, ya no necesitará contratar a otras personas para que hagan el trabajo.

Hagalo usted mismo DIY

Hagalo usted mismo DIY

En los últimos años, el DIY ha ganado muchos adeptos alrededor del mundo y se ha ganado los corazones tanto de amas de casa como de profesionales, ya que la idea de mejorar el aspecto de su casa usando su propio talento (y no hace falta tener un talento fuera de lo normal) atrae a un montón de gente. Si quieres empezar a meter la cabeza en el mundo del DIY, hay ciertas cosas que debes tener en cuenta:

La habilidad

Lo primero para hacer algo es aprender a hacerlo. Hay que hacerlo siguiente el ritmo de cada uno y su entusiasmo, que se traduce en voluntad para dedicar tiempo y terminar las tareas. A la hora de empezar con el DIY, empieza con proyectos que te gusten y que no sean demasiado complicados.

Ser realista

En el DIY, hay cosas que quedan fuera del alcance de la mayoría de personas. Si vas a aplicar el DIY a temas complicados que incluyan sistemas eléctricos o similares, infórmate para enterarte de todo lo que debas saber y limítate a hacer aquello que te parezca factible.

El tiempo

Seamos sinceros; la gran mayoría de los proyectos de DIY requieren una importante inversión de tiempo. Si no puedes encontrar tiempo para realizar tu primer proyecto, lo mejor es que pospongas tu primer intento hasta que tengas tiempo. Esto minimizará el desorden en casa y tu frustración.

El dinero

El objetivo del DIY, además de hacer algo entretenido y útil, es ahorrar. Sin embargo, hay algunos proyectos que requieren una gran cantidad de dinero. Sea como sea, ya estés comprando sellos de goma para decorar tus paredes como luces para tu salón, es importante que no intentes ahorrar dinero utilizando productos y materias primas de mala calidad, porque el resultado no será el deseado.

Cuando reciclar es innovar

Seguimos dañando el medio ambiente, muchas veces sin quererlo, y la mayor parte de residuos que tiramos a la basura pueden ser aprovechados para decorar el hogar e incluso para ahorrarnos un dineral y espacio en nuestro hogar.

Materiales como los anillos de plástico de seis latas, las botellas de plástico de dos litros de cualquier refresco, entre otros, nos serán muy útiles para reciclar y decorar nuestro hogar.

Deja de tirar los anillos de plásticos de los paquetes de seis latas y puedes empezar a hacer manualidades y artículos para el hogar con ellos. Pueden ser organizadores de armarios: ubica los anillos de plástico en una percha y utilízalo para poner bufandas o corbatas. También puedes utilizarlos como esas caras perchas que muestran en la televisión, para ahorrar espacio, sólo que ésta será gratis. Estos anillos de plástico se pueden utilizar para hacer numerosas manualidades, y fáciles incluso para los niños.

manualidades recicladas

Con las botellas de dos litros de plástico podemos crear un puff. Unimos las botellas una a otra bien juntas, y pegamos con cinta adhesiva, tratando de que queden bien compactas. Después,  ponemos cinta por lo menos en tres lugares, arriba centro y abajo, en todo el contorno. Ponemos encima de las botellas el almohadón, damos unas puntadas para que no se mueva. Cubrimos con la tela o acolchado, cosemos en cada uno de los cuatro extremos, podemos agregar un frunce en la parte de abajo, o terminar con una cinta y moño, eso ya lo eliges tú a tu manera.

Espero que lo pongáis en práctica, ya que no puede ser más fácil y a su vez colaboramos con el medio ambiente.

Cómo hacer jarrones con botellas pintadas

¿Tienes alguna botella de vidrio por ahí abandonada? Hoy te proponemos que la conviertas en un colorido jarrón. ¿Cómo? Muy sencillo, sigue leyendo.

Materiales: botella de vidrio, témpera (o pintura de pared), pincel y jeringuilla.

Paso 1. Diluimos la pintura con un poquito de agua (lo justo para que se diluya un poco) y la absorbemos con una jeringuilla grande.

Paso 2. Vertemos la pintura dentro de la botella con la ayuda de la jeringuilla (calculamos 80-100 ml para una botella grande, ya que podremos desechar fácilmente el excedente).

Paso 3. Movemos la botella para que la pintura se desplace por su interior y cubra todos los rincones.

Paso 4. Colocamos la botella boca abajo durante varias horas para que escurra toda la pintura sobrante.

Paso 5. Limpiamos el exceso de pintura del borde y la dejamos secar del todo (pueden pasar varios días).

Si tienes varias botellas, juega mezclando colores para conseguir tonos afines, contrastes, etc. También puedes probar a hacerlo en la propia botella. ¡Imaginación al poder!

Por último, las flores… La de la foto es una gerbera anaranjada, que combina genial con el jarrón morado. Los girasoles también irían bien, ¿no crees? Si empleamos témpera, no podremos llenar la botella de agua, porque se echaría a perder el jarrón. Una buena alternativa es poner las flores en los tubitos de plástico propios de las floristerías.

Si prefieres flores de las que no se marchitan, visita nuestro paso a paso para hacer pomanders.

Reciclando materiales: perchero-pizarra

La manualidad de hoy es perfecta para los niños, para los artistas e, incluso, para los más despistados: un perchero con pizarra. El sitio ideal para dejar abrigo, bufanda y paraguas, y, por qué no, recordatorios o espontáneas obras de arte. Porque, para las llaves, ya aprendimos a hacer un original colgador con cubiertos antiguos.

El paso a paso va a partir de la base de que no tenemos una pizarra en casa, por lo que vamos a hacerla nosotros mismos, reciclando un marco viejo que tendremos que arreglar. Si no tuvieras la necesidad, puedes saltarte esos pasos previos.

Perchero con pizarra

Material: marco antiguo, removedor de pintura, espátula, esponja de acero, madera prensada, esmalte sintético del color que más te guste, esmalte sintético negro mate, aguarrás, perchas (tantas como ganchos quieras que tenga tu perchero), lija, pinceles o brochas, clavos pequeños con cabeza y martillo.

Paso 1. Aplicamos el removedor de pintura en el marco y lo dejamos actuar hasta que salgan burbujas en la superficie. En las zonas planas retiramos el material con una espátula y en las partes redondeadas, con un cepillo de acero. Lijamos la superficie hasta que hayamos retirado toda la pintura que podamos.

Paso 2. Pintamos el marco con el color elegido. Si necesitáramos mezclarlo, usaríamos un poco de aguarrás y le añadiríamos unas gotas del color o colores que quisiéramos mezclar. También podemos poner una primera capa de blanco y luego poner el color que nos guste o poner varias capas del color elegido. Es importante dejar secar la pintura y pasar una lija fina entre capa y capa.

Paso 3. Cortamos la madera del mismo tamaño que el marco y aplicamos dos capas de esmalte sintético negro mate. Dejamos secar la pintura y pasamos una lija fina entre capa y capa.

Paso 4. Clavamos la madera al marco, añadimos las perchas y ajustamos un gancho por la parte trasera para poder colgarlo.

Paso 5. Colocamos el enganche en la pared, ¡y listo! No olvides dejar tu primer mensaje… o dibujo.

Y, si te ha gustado la idea de tener tus cosas ordenadas, y echa un vistazo a nuestra propuesta de hace unos meses: colgadores para pendientes, ¡no perderás ni uno! Al menos en casa…

Reciclando papel: cuadernos

Si eres de esas personas que necesita tener las cosas bien apuntadas, pero te preocupa consumir papel, la propuesta de hoy puede ser de gran utilidad: una libreta elaborada con papel reciclado. Puedes realizarla con folios reciclados, con papeles que tengas en casa o reutilizando el papel de las bolsas de la compra, por ejemplo. Nosotros apostaremos por la tercera opción.

Cuadernos realizados con bolsas de papel

Material: papel, regla, cúter o tijeras, utensilio con punta para realizar agujeros, hilo y botones (este último es opcional, para decorar).

Paso 1. Cogemos el papel y lo cortamos en hojas del mismo tamaño. Puedes usar tijeras o cúter y regla, aunque es más sencillo conseguir un aspecto homogéneo con cúter y regla.

Paso 2. Agujereamos las hojas con una herramienta con punta. Haremos los agujeros en función del tipo de encuadernación que queramos realizar a continuación.

Paso 3. Cosemos las hojas pasando el hilo por los agujeros, ¡y listo! Ya tenemos una libreta elaborada con papel reciclado.

Si lo deseas, puedes añadir algunos botones para decorar. Ahora solo queda dejarla en el lugar donde nos resulte más útil: en el trabajo, junto al ordenador o al teléfono, en el bolso o cartera… Ya sabes, la próxima vez que recibas una bolsa de papel, consérvala para tu nuevo cuaderno. O realiza tu propio papel reciclado en casa, usando folios escritos que ya no necesites, recortes, revistas, etcétera.

Cómo hacer una estantería con un palet

Si estás a favor de dar un nuevo uso a determinados materiales y si te gusta que los objetos de tu casa tengan un toque personal, el tutorial de hoy te encantará: una estantería de pared con un palet.

Estantería hecha con un palet

Material: un palet, una tabla de madera para la base (puedes usar alguna pieza del palet), clavos (o puntas o tornillos), una sierra (u otra herramienta para cortar la madera), un martillo (o una herramienta para clavar o atornillar), un taladro (para colgar la estantería en la pared) y barniz o pintura del color que prefieras.

Paso 1. Limpiamos el palet y nos aseguramos de que no contenga materiales peligrosos.

Paso 2. Cortamos el palet, dejando dos peldaños, como en la imagen.

Paso 3. Medimos la longitud de lo que será la base de la estantería, cortamos un tablero que la cubra y unimos las dos piezas.

Paso 4. Barnizamos o pintamos a nuestro gusto.

Paso 5. Cuando la pintura esté seca, lo sujetamos a la pared como si quisiéramos colgar un cuadro, ¡y listo!

Botellas, libros, especias… ¡Tú decides que colocar! Además, dependiendo de cómo pintes tu estantería, podrás darle un aspecto más moderno, rústico… Total libertad. Fácil, ¿verdad? No lo dudes, ponte manos a la obra.

Si te sobra madera, puedes seguir reciclando elaborando unos originales colgadores.

Reciclando un teclado: originales imanes

Hoy en día, invertimos muchas horas delante del ordenador. Por trabajo o por ocio, el soniquete de nuestras manos aporreando las teclas (con mayor o menor velocidad, todo sea dicho) es frecuente. Y, claro, con tanto golpeteo, el teclado se resiente. Eso cuando el polvo o un café derramado en el momento menos oportuno no lo dejan inservible.

No es que una sea muy torpe, pero sí ha tenido que despedirse de algún teclado en alguna ocasión. Y ahí viene la duda: ¿esto dónde se tira? Pero, un segundo, ¿para qué vamos a tirarlo? Toma nota de la manualidad que te proponemos hoy: unos originales imanes hechos con teclas.

Imanes hechos con teclas

Material: teclado roto, imanes pequeños, pegamento, pinzas.

Paso 1. Separamos las teclas del teclado.

Paso 2. Retiramos las piezas que servían para unir las teclas al teclado con la ayuda de unas pinzas.

Paso 3. Pegamos los imanes en el interior de las teclas, ¡y listo! ¡Ya tenemos imanes!

Ahora, tú decides: úsalos para dejar mensajes, para sujetar la lista de la compra… ¡Imaginación al poder!

P.D.: Las piezas que no uses (y los teclados en general) se depositan en un punto limpio.