Las herramientas eléctricas la evolución de las herramientas manuales

La productividad, término tan reñido a veces con lo que entendemos por afición, llegó a los talleres y, para ir más rápido en los trabajos, se incorporó un motor en las herramientas para sustituir la fuerza humana. Se empezó con motores de vapor en antiguas serrerías para, con el tiempo y la posterior utilización de la energía eléctrica, incorporar motores eléctricos a las herramientas.

Herramientas eléctricas

El gran desarrollo de los motores eléctricos tuvo lugar en la última mitad del siglo XIX, pero sobre todo en el siglo XX. Muchas son las marcas que se atribuyen el primer taladro eléctrico no estacionario, y otras tantas las que hoy en día buscan su posicionamiento en un mercado muy fragmentado donde cada vez existen más máquinas, incluso en los hogares.

En 1837, L. Davenport fabricó el primer motor eléctrico de uso industrial. En torno a 1845, Charles Wheatstone reemplazó el imán perma­nente del motor por un electroimán accionado por una batería externa, logrando crear así un motor más eficaz. Posteriormente se fueron añadiendo diferentes mejoras e incorporando estos motores a herramientas eléctricas.

Presentamos algunas herramientas  eléctricas con su descripción y funcionamiento

Lijadora

Las lijadoras realizan el acabado sobre la madera, en vivo, dado que luego se pasa al pulido y el barnizado. Cualquiera que haya lijado a mano sin duda considera imprescindible tener una en su taller. Para nosotros, es la evolución natural del taco y de las hojas de lija.

Su función principal es la de lijar, pero también pule, alisa y desbasta piezas nuevas o tratadas con pintura o barniz. Ha dejado de ser una herramienta exclusiva del taller profesional para convertirse, por precio y manejabilidad, en una máquina práctica al alcance de cualquier bricoman. Las hay de diferentes tipos: de banda, orbi­tales, rotorbitales o excéntricas, y las popular­mente conocidas como «triangulares».

La mayoría de las lijadoras se puede controlar con una sola mano, por lo que resultan muy maneja­bles. Algunas, incluso, llevan incorporada una bolsa de aspiración o un dispositivo para acoplar a la aspiradora, lo que evita que el polvo se esparza en el sitio de trabajo.

Lijadora rotorbital

Permite un mejor acabado y, con el accesorio apropiado, puede pulir made­ras o metales, abrillantar pintura o satinar un lijado anterior. Su base es circular y describe dos movimientos: la base gira sobre sí misma al tiempo que realiza un movimiento circular, razón por la cual, entre los carpinteros, es conocida como lijadora de vaivén. Es más cara que el resto y algunos modelos son más pesados, por lo que es necesario usar las dos manos para desplazarla.

Lijadora delta

Multilijadoras, delta. Pueden encontrarse en los comercios bajo estas denominaciones. Son las más populares, asequibles y fáciles de usar. Básicamente, constan de una empuñadura y una base triangular con un fren­te puntiagudo, ideal para acceder a esquinas y rincones. Son especialmente útiles para lijar el fondo de cajones, estanterías, marcos de venta­nas o elementos de madera pequeños. Su poten­cia es limitada y no resulta rentable lijar super­ficies grandes con ellas, por una cuestión de tiempo y por el gasto de hojas de lija que supone. Deben reservarse para trabajos pequeños o como complemento para otros de mayor envergadura.

Lijadora de banda

Esta herramienta eléctrica es de la más pesada y las que mayor área de lijado presenta, por lo que es ideal para lijar o desbastar grandes superficies como tableros, puertas, escaleras e incluso pavimentos de madera de dimensiones reducidas. Es la más profesional y potente. Dos rodillos o cilindros incorporados en su base hacen girar la parte abrasiva. La dirección de lijado viene definida por el impulso de las manos. Al ser más pesada, se corre el riesgo de apoyarla más en unas zonas de la superficie que se está lijando que en otras, por lo que pueden quedar marcas.

Lijadora orbital

Su nombre deriva del movimiento orbital que describe al estar en funcionamiento. Independientemente del tamaño, la base de la lija es siempre rectangular y plana, e incorpora un patín de goma sobre el que se acopla la lija. Es la más versátil y práctica de todas las lijadoras, ya que puede utilizarse para trabajos de tipo medio como el lijado de muebles, cercos de puertas, tableros pequeños… La calidad del lijado depende del tamaño de la órbita y, algunas veces, es necesario hacer un posterior repaso a mano para eliminar las huellas que pueden dejar.

Cepillo eléctrico

Esta herramienta eléctrica , muy compacta y fácil de manejar, encaja en proyectos de carpintería algo más complicados que los que suele emprender un bricoman. El cepillo eléctrico está provisto de una suela metálica donde se ha practicado una abertura y por la que sale un cilindro provisto de dos cuchillas que giran a gran velocidad. Las principales operaciones que realiza son desbastar, rebajar y achaflanar madera.

A la hora de decantarse por el modelo más adecuado, es muy importante tener en cuenta la anchura de la base (o anchura de cepillado), la profundidad de cepillado por pasada y la profundidad de rebaje.

Por su complejidad el taladro eléctrico, la fresadora y las herramientas de corte describimos  en futuros artículos individuales.

Con esta presentación de herramientas eléctricas esperamos ayudar a todos los manitas a elegir las más adecuadas a sus proyectos.

Cómo colocar una placa en una pared

Posiblemente si tienes un negocio físico, o una oficina en un bloque de viviendas, querrás poner una placa bien visible en el portal para que la gente que te visite pueda saber cuanto antes donde estás, además de darte a conocer en la zona ya que a la gente le gusta mucho curiosear y ver quién trabaja por allí.

portal-vivienda

Colocar una placa de estas no es nada fácil, depende de muchos factores. En algunos portales tienen un espacio físico en el que es fácil de colocar, debido a que lo han aclimatado para ello. Sin embargo, en muchas urbanizaciones esto no sucede y hay una gran competencia entre las empresas por coger el mejor sitio, es lógico, el que mejor tenga mejor se verá.

En el caso de que tengas que poner la placa sobre la pared, tendrás que tener en cuenta la superficie ya que es la clave para que se pueda sujetar y permanezca inmóvil en el tiempo, porque, ¿te imaginas que se cae? ¡Vaya ruina!

La solución más facil es fijarlo utilizando un taladro, pero no es una opción muy viable es muchas comunidades ya que no dejan hacer agujeros en la pared, por lo que hay que buscar algo que no deteriore la pared.

Por lo tanto, no queda otra que colocar la placa pegándola.

Para hacerlo, necesitarás unos cuantos materiales que puedes encontrar en cualquier ferretería. Los que te presentamos ahora los puedes encontrar por ejemplo en la Ferretería Viñas:

– Adhesivo no más clavos: Es un adhesivo extrafuerte con el que la placa quedará pegada a la pared

– Cinta americana: Es la cinta aislante más fuerte del mercado y nos ayudará a mantener la placa.

En primer lugar, necesitas conocer como es la superficie con la que vas a trabajar, ya que no todas las paredes serán uniformes. Si tienen algo rugoso, quítalo con una paletilla.

Busca un sitio uniforme y limpio para su mejor colocación.

Luego tienes que dejar totalmente lisa la parte posterior de la placa, la que vas a poner el adhesivo, es necesario hacer esto para que la pasta agarre bien.

Una vez tengas estas 2 condiciones perfectas, procederás a colocar el adhesivo. Lo debes hacer en las 4 esquinas y en el centro. No lo pongas muy en el exterior porque al colocarlo sobre la pared, se puede salir, por lo que toma unos cuantos centímetros de precaución.

Cuando lo tengas listo, colocas la placa contra la pared y le apretas durante unos 5 minutos. Verifica que es lugar donde lo quieres dejar y que está bien centrada.

Ahora necesitarás la ayuda de alguien para poner la cinta americana. Corta varios trozos y pégalos entre la placa y la pared, de tal forma que la cinta agarre a la placa.

Lo que hacemos con esto es que mientras el adhesivo se endurece y pega, la cinta americana ayuda a no caerse, en vez de utilizar unos clavitos que hagan tope o de estar nosotros manteniéndola.

La cinta deberá estar durante 24 horas. Si hace frío y niebla, es recomendable que esté unas horas más debido a que con la humedad no se seca bien.

Transcurrido ese tiempo, retira la cinta. Si has seguido todo al pie de la letra, la placa habrá quedado pegada y deberás quitar ya la cinta.

Como dicen los de Bricomanía: “Fácil, sencillo y para toda la familia”

Cómo limpiar los radiadores de la oficina

El invierno lentamente se va acercando por lo que es muy buen momento  para poner a punto los radiadores que tenemos en nuestra oficina antes de que empiece a llegar el frío de verdad. Como siempre, es muy recomendable realizar una purga de todos los radiadores de agua que tenemos para comprobar si funcionan adecuadamente o no, pero también es conveniente cuidar el aspecto visual de éstos cada cierto tiempo para que puedan ofrecer buena imagen en nuestra oficina, por lo que es recomendable dar una mano de pintura para que puedan verse otra vez como al principio. A continuación te vamos a contar varias técnicas para que puedas pintar los radiadores de la oficina y de una forma fácil, así no dejarás ningún hueco.

Como es sabido, los radiadores se encuentran enganchados a la pared y no se pueden descolgar de ésta para poder utilizarlos más a nuestro antojo, por lo que a la hora de limpiar y pintar los radiadores es mejor hacerlo una vez al año y hacerlo de la mejor manera posible. Te enseñamos cómo darle un aire fresco a tu oficina.

Consejos para limpiar los radiadores

Depositphotos_8897747_s-270x270

Una de las primeras técnicas que vamos a comentarte es dejar la superficie del radiador libre de polvo en todo momento, por lo que para ello utilizaremos un paño mojado (a poder ser con alcohol o agua oxigenada) que dejará a nuestros radiadores totalmente limpios. Para las zonas que tengamos más dificultad de acceder del radiador, podemos utilizar una esponja que se adapte a las ranuras del aparato o una brocha también nos servirá para realizar la acción.

El siguiente paso que debemos de hacer es proteger las zonas que puedan ser manchadas de pintura, sobre todo las zonas que estén pegadas al radiador con cartones y cartulinas que luego serán quitadas una vez finalizado el trabajo. Lo recomendable es ponerlo entre el radiador (si es posible) y la pared para que no llegue en ningún momento la pintura a la pared.

Para poder llevar a cabo la tarea correctamente, debemos de comprar pintura en spray para poder llegar a todos los rincones del radiador sin ningún problema. La pintura que compremos debe ser de esmalte anticalórico para que pueda ser capaz de soportar altas temperaturas y que el radiador no llegue a estropearse.

A continuación, se aconseja abrir todas las ventanas de la habitación para que se pueda utilizar el spray sin peligro y aplicar el esmalte por toda la superficie del radiador, y así poder dejar completamente descubierto tanto por delante como por detrás. Lo bueno de la pintura en spray es que puede llegar a todos los rincones sin realizar mucho esfuerzo en ello. Una vez que esté completamente seca la pintura, debemos de retirar los protectores de seguridad que pusimos alrededor para empezar a usar de nuevo los radiadores y poder vislumbrar el nuevo color que van a lucir. Tu oficina se verá mucho más renovada con los radiadores pintados. Por último, haciendo clic en más información podrá conocer dónde comprar pinturas especiales para llevar a cabo sus pequeñas reformas en su oficina o casa.

Cómo hacer sellos de goma: métodos de fabricación

  1.     Sellos de caucho vulcanizados

El sello de goma roja tradicional con el que todo el mundo está familiarizado, se ha fabricado comúnmente bajo una prensa de vulcanización. El primer sello de goma de vulcanización de prensa fue patentado en 1890 por Charles Schultze en Nueva Orleans, EE.UU.

sellos de goma

La vulcanización es, hoy en día, uno de los métodos más efectivos a la hora de hacer sellos de goma, sobre todo para producirlos en masa. Cada lote de sellos se produce utilizando un molde, por lo que este método de fabricación es más adecuado para estamparlos donde se utilizan los mismos moldes de una y otra vez.

De esta manera, hacer el molde, a través de una placa maestra fabricada de metal o de polímero, la placa principal tiene el relieve necesario (la obra se eleva) para hacer una impresión en el molde. Tener una placa maestra hecha cada vez en un molde que se requiere es lo que aumenta el coste de la fabricación de sellos vulcanizados.

      2. Sellos de caucho. Al presionar la placa principal en una placa de matriz crea el molde que acepte el caucho. El calor y la presión se aplica a la placa principal y placa de matriz dentro de una prensa de vulcanización. La matriz sigue la forma del relieve proporcionado por la placa principal, esto entonces se endurece al enfriarse

Creación de sellos es un proceso simple una vez que se hace el molde. La goma que incorpora el sello se coloca en la parte superior del molde y luego se introduce dentro de la prensa de sello.

La presión hidráulica se coloca sobre el caucho y el molde desde dentro de la prensa haciendo que el sello de goma se funda en las áreas del molde que contienen las imágenes y el texto, el curado y el endurecimiento tarda unos 10 minutos. Una vez tratada la lámina de caucho se retira el molde y se corta en sellos individuales que se colocan a los montes.

  • Ventajas: Bajo coste de producción para sellos producidos en masa, una buena transferencia de tinta.
  • Desventajas: Coste de producción de placas maestras y moldes para sellos por encargo.

Sellos que graban con láser la goma

El proceso de grabado de láser requiere de una superficie libre con un espesor uniforme y manchado para producir una imagen impresa aceptable desde un troquel de sello. El caucho también debe ser sometido a un proceso de cuidado específico antes de que pueda ser expuesto a la temperatura elevada de un haz de láser.

La profundidad del grabado se determina por la velocidad de láser, su potencia y la densidad de la goma. Por ejemplo, un grabador 50 o 100W grabará el caucho más profundo y más rápido que una máquina de 25W, lo cual puede requerir un segundo paso para lograr un resultado similar. Por lo general, se suministra en forma de hoja de tamaño A4, se requiere una buena goma láser de calidad para matrices de estampación de grabado y también debe tener resistencia a la compresión y la transferencia de tinta propiedades adecuadas.

Para ayudar al proceso de grabado, es necesario eliminar el exceso de polvo para la acción de corte láser con un sistema de filtración de escape eficiente. Espejos, lentes y cualquier superficie de rodamiento expuestas deben limpiarse a fondo como parte de un programa de mantenimiento regular.

Cualquier descuido en esta área será perjudicial para el funcionamiento general de problemas láser libre, como la acumulación de polvo y residuos afectará eficacia de la carrera y la calidad de la estampa sello final. Los láseres son controlados directamente desde un ordenador, los controladores de software suministrados con láseres trabajan con muchos programas de gráficos, como CorelDraw.

  • Ventajas: La producción está controlado por ordenador, sellos por encargo se pueden hacer fácilmente
  • Desventajas: inversiones de capital, los costes de mantenimiento y funcionamiento serán mucho más altos que los métodos de vulcanización o de polímeros de fabricación.

Fuente: Sellosdegoma

Consejos para pintar: herramientas y cuidado

¿Quieres darle otro aspecto a las paredes de tu casa? Aunque hay quien prefiere la comodidad de encargar la tarea a profesionales, si existe la posibilidad de pintarla uno mismo, la experiencia puede ser de lo más gratificante.

Antes de nada, vamos a ver algunos utensilios que facilitarán la tarea y una serie de cuidados para conservarlos en las mejores condiciones.

Además de las brochas, hay almohadillas de distintos tamaños y formas: no son caras y normalmente se venden en juegos. Para aplicar pintura sobre paredes, el tamaño más popular es el de 200 mm. Para superficies como radiadores o tubos, existe la posibilidad de emplear unas más pequeñas o pinceles.

Cuando se impregne la almohadilla de pintura, debe colocarse recta sobre la bandeja y aplicar la misma presión para que se distribuya de modo uniforme. Si la pintura tiene una base de aceite, es recomendable que el acabado se haga en dirección vertical, para evitar que queden marcas cuando se seque.

Para limpiar las almohadillas, de mohair o bandas de espuma, en primer lugar hay que eliminar el exceso de pintura sobre tela o papel de periódico. Si la base es de agua, basta con agua tibia y jabón. Si es de aceite, habrá que usar alcohol blanco en vez de agua y después usar agua caliente y detergente.

Con los pinceles ocurre algo similar: con pintura al óleo, habrá que utilizar un disolvente en un recipiente y sumergir el pincel varias veces. Aquellas con base de agua, se limpian igual que las almohadillas: agua tibia y un poco de jabón. Es importante dejarlas secar sobre un trozo de tela, ya que colocarlas cerca de un radiador podría dañar las cerdas.

No olvides que cepillos, rodillos y pinceles se estropean si no se lavan bien después del uso: si quieres mantener tus herramientas en buen estado y preservar las características originales, debes limpiarlas profundamente.