¿Qué es la eficiencia en aires acondicionados?

medidor-de-potencia

Elegir el mejor equipo de aire acondicionado para instalar en nuestro hogar pasa por tener en cuenta factores tan diversos como: la marca, el precio, su funcionamiento y sobre todo, la eficiencia energética de estos aparatos. De hecho, este es uno de los conceptos que más se mencionan a la hora de hablar de sistemas de climatización y uno de los más valorados por especialistas del sector e instaladores. Pese a ello, pocos usuarios saben qué es y qué representa realmente la eficiencia energética de un aire acondicionado.

El concepto de eficiencia energética

Se entiende por eficiencia energética la capacidad de un aparato para proporcionar el servicio para el que ha sido diseñado reduciendo al máximo la cantidad de energía necesaria para ello. Es decir, un aparato de aire acondicionado es eficiente cuando consigue climatizar nuestro hogar funcionando con normalidad, pero sin provocar un excesivo consumo de energía eléctrica.

La eficiencia energética de un aparato de aire acondicionado se define en su etiqueta energética, una herramienta de alcance europeo que permite a los usuarios de un aparato electrónico conocer cuál será su consumo real de energía eléctrica. Esta eficiencia energética viene establecida por los coeficientes ERR y COP. El EER (Energy Efficiency Ratio) es le índice de eficiencia energética de una máquina frigorífica y marca la relación entre la potencia frigorífica producida, es decir, el frío y consumo. Por el otro lado encontramos el COP (Cofficient OF Performance),  el coeficiente de rendimiento de una máquina frigorífica en la modalidad de calefacción y se refiera a la relación entre la potencia calorífica total, el calor, y la potencia eléctrica consumida.

¿Por qué es importante la eficiencia energética?

Los sistemas de aire acondicionado son la opción más eficaz para controlar las temperaturas más elevadas del hogar o lugar de trabajo en los días de más calor, pero el gasto de energía que implica su funcionamiento hace que muchos usuarios duden de su instalación.

Ahorrar energía, y consumir única y estrictamente la necesaria para bajar la temperatura de una estancia, pasa por usar aparatos de máxima eficiencia energética.

La eficiencia energética también ayuda a que los usuarios tengamos una mejor calidad de vida. Si optamos por instalar un aparato de aire acondicionado de bajo consumo, podemos tenerlo encendido todo el tiempo necesario para conseguir el mayor confort posible en nuestro hogar o lugar de trabajo.

La eficiencia energética de los aires acondicionados

Si vamos a comprar un aparato de aire acondicionado, es importante que nos fijemos en su etiqueta energética.  En ella se señala su clase de eficiencia energética con diversas letras, entre las que la A resulta ser la más eficiente por representar un consumo inferior al 55% de la energía habitual.

Para que un aire acondicionado sea clasificado como de eficiencia energética A, tiene que cumplir con los requisitos especificados en la Directiva de etiquetado de eficiencia energética 2002/31/CE.  Es decir, debe tener una eficiencia en frío (EER) superior a 3,2 y una eficiencia en calor (COP) superior a 3,6.

Hay que tener en cuenta que un aparato de aire acondicionado de eficiencia energética A implica un importante ahorro de energía eléctrica en el consumo de un hogar, pero aún resulta más importante su instalación en empresas. En espacios de trabajo grandes, la necesidad de climatización aún resulta más importante, por lo que el coste de energía es mucho mayor. Elegir un sistema de climatización de alta eficiencia energética permite en estos casos un ahorro económico de inversión energética realmente elevado.

 

La importancia revisar periódicamente tu equipo aire acondicionado

Con la llegada del calor comienza la temporada de poner a funcionar nuestro equipo de aire acondicionado. Éste es el momento para poner a punto el sistema de climatización haciendo una revisión completa. Es la mejor forma de asegurar que podremos estar frescos y cómodos durante el tiempo estival sin sorpresas desagradables.

Un mantenimiento correcto de la bomba, conductos, filtros y demás partes de los equipos de aire acondicionado son necesarios para optimizar su funcionamiento y obtener el máximo rendimiento y eficiencia controlando el consumo. Un equipo que no funciona al 100% consume más electricidad y enfría menos; además la falta de mantenimiento puede provocar una avería costosa de reparar.

aire

Las revisiones y el mantenimiento que podemos hacer nosotros mismos son sencillas. Algunas basta con realizarlas una vez al año; otras se deben llevar a cabo con mayor frecuencia. Veamos a continuación cómo podemos revisar nuestro aire acondicionado.

En primer lugar, hay que supervisar el condensador-evaporador. Lo más conveniente es limpiarlo al finalizar del verano y comprobar que ningún elemento lo obstruye.

También es necesario limpiar los ventiladores exteriores para asegurarnos de que están libres de cualquier elemento extraño que pueda obstruir la salida de aire.

Por otro lado, conviene comprobar el estado del cableado de la instalación eléctrica y verificar que no está deteriorado. Cuando no vamos a utilizar el aire acondicionado por un largo periodo de tiempo lo más adecuado es desconectarlo.

La limpieza de filtros se debe realizar con regularidad para evitar malos olores y para que el aire que respiramos esté libre de polvo y ácaros. Es muy sencillo extraerlos, lavarlos y, una vez secos, colocarlos de nuevo. Si están muy deteriorados por el uso, se deben sustituir por unos nuevos.

Además de todas estas medidas, hay partes de nuestro equipo que sólo son accesibles por personal cualificado. 

Entre otras cosas, el personal de servicio técnico especializado podrá comprobar el buen estado de los tubos, asegurarse de que no tienen fugas y limpiarlos si es necesario.

También serán los encargados de verificar la carga de gas refrigerante, imprescindible para obtener un buen rendimiento. En ocasiones, y debido a varios factores, puede perderse parte del gas y hay que reponerlo.

Finalmente, además de todas estas verificaciones, conviene determinar la antigüedad del equipo de aire acondicionado y valorar si ha llegado el momento de sustituirlo por un nuevo.

Los sistemas de climatización actuales son más eficientes, por lo conseguiremos mejor refrigeración con menor consumo de energía. Además, son más silenciosos y estéticos.

Además de la revisión que puedes realizar tú mismo de manera sencilla, también resulta muy conveniente contar con el servicio de un técnico especializado en sistemas de climatización para realizar un mantenimiento anual de forma profesional. El personal técnico está capacitado para realizar comprobaciones sobre posibles fugas, sistema eléctrico, presión del gas refrigerante…

En todo caso, si tu equipo de aire acondicionado tiene unos cuantos años, también conviene valorar si ha llegado el momento de sustituirlo por un aparato nuevo. Los sistemas de climatización modernos son más eficientes, silenciosos , estéticos.

Renovar a tiempo nuestro equipo es siempre una buena inversión. En nuestra tienda online de aires acondicionados (aquí) tienes una amplia gama de modelos y potencias para todas las necesidades, con modernos diseños y con la máxima eficiencia energética.

Imagen: Freedigitalphotos

La importancia de los filtros del aire acondicionado

El filtro de aire acondicionado es una de las partes más importantes del aparato acondicionador. Sin ellos, tu sistema de aire acondicionado estaría sucio y el aire que respiras se llenaría de contaminantes. Todas las partes de aire acondicionado, de la red de conductos para el refrigerante de aire acondicionado, necesitan el filtro de aire acondicionado para estar limpios y reemplazados, con tal de asegurar que se está recibiendo un aire puro.

aire-acondicionado-matmax

Si se deja un filtro de aire acondicionado sucio, con el tiempo, puede conducir a mayores costes de energía y una corta vida de tu aparato debido a todas las partes de aire acondicionado que dependen el uno del otro equipo. Uno no puede trabajar sin el otro.

Además, por lo general, la calefacción y la refrigeración no serían tan efectivo y tendrán que invertir en más de reparación de aire acondicionado y mantenimiento de aire acondicionado.

¿Cada cuánto cambiarlo?

Un filtro de aire acondicionado se debe cambiar cada mes o cada dos meses para los sistemas de aire acondicionado en casa y cada par de semanas para cierto aire acondicionado comercial o industrial, como Mitsuco, ya que se está ejecutando casi 24 horas al día, 7 días a la semana.

Hacer esto como una rutina en sus tareas mensuales y no esperar hasta que vea el polvo apelmazado en el filtro de aire acondicionado se asegurará de que usted y su familia lo mejor de salud, así como un sistema de aire acondicionado funcionando sin problemas.

Las partículas de polvo no siempre se pueden ver por lo que incluso si usted ve un poco de polvo en el filtro de aire, límpielo como lo haría normalmente.

Ya que hay una variedad de filtros de aire acondicionado, la rapidez con la que se bloquean depende de la marca pues la mayoría de los filtros de aire acondicionado son de tamaño 1 ½ a 2 metros cuadrados por cada tonelada de capacidad para una casa o local comercial.

  •  Los tipos comunes de filtros de aire acondicionado son los siguientes:
  •  De fibra de vidrio convencionales filtros desechables (1 “y 2″): Estos son comunes en la mayoría de los hogares y en áreas industriales acondicionadas y sistemas de aire acondicionado comerciales. Ya que son desechables y tienen un revestimiento adhesivo que atrapa el polvo, no se debe limpiar los filtros.
  • Fibra de vidrio plisados ​​filtros desechables (1 “y 2″): Los 1 “se utilizan generalmente en muchos entornos residenciales y comerciales y están hechos de materiales que pueden variar en la eficacia general, están más densamente tejida para aumentar la eficiencia de la eliminación de la suciedad. Estos tienen una superficie mayor a conducir a una mayor captura de partículas en comparación con los filtros convencionales.
  • Los filtros electrostáticos: Diferentes en el diseño y el rendimiento, ya que hay tantas variedades, es bastante difícil de determinar cuál es el más eficiente. Ellos se anuncian comúnmente como filtros de aire acondicionado aptos para personas alérgicas. Estos filtros también vienen en los 1 “y 2″ tamaños. El aire que se mueve a través del filtro crea una carga estática que acumula polvo en el filtro. Pueden requerir más limpieza y más potencia del ventilador.
  • Los filtros electrónicos:Conectados a una fuente de energía eléctrica, y montados en la pared, los filtros electrónicos vienen con un pre-filtro que puede recoger las partículas más grandes y sólo necesitan ser limpiados cada seis meses.Ÿ
  • Los filtros de carbón: Estos filtros contienen carbono que puede controlar cualquier problema de olor que pueda tener en el sistema de aire acondicionado. Ellos también pueden ser útiles en los hogares con mascotas.