Sacos nórdicos, la mejor solución para niños

Muchos padres se levantan varias veces a lo largo de la noche para asegurarse de que sus hijos están tapados. Muchos niños se mueven constantemente mientras duermen y acaban arrojando al suelo las mantas y sábanas. Por la mañana, se despiertan helados y vienen los problemas.

Pero para los padres tener que levantarse varias veces durante la noche no es la mejor solución porque esto les impide poder dormir correctamente y descansar como es debido. Por eso, lo mejor es recurrir a soluciones prácticas, como los sacos nórdicos.

ropa-cama

  • ¿Qué son los sacos nórdicos?

El concepto es muy similar al de un saco de dormir en una acampada, pero adaptado a una cama. Su tamaño es el de una cama de 90 cm o de 80 cm y la parte de abajo tiene la misma terminación que una sábana ajustable. De esta manera, se coloca en el colchón y queda listo para ser usado.

Tiene una cremallera que se abre por completo para que el niño pueda introducirse en el interior y, a continuación, se cierra totalmente. El niño queda dentro del saco nórdico y aunque se mueva no se destapará porque está cerrado y se trata de una pieza única.

Además se realizan en muchos modelos y con muchos motivos, los sacos nórdicos infantiles de Gauus son un buen ejemplo de la gran variedad que existe actualmente en el mercado y que permite elegir al gusto del niño y también al gusto de los padres para que combine con el resto de la habitación.

Al tener relleno nórdico el niño no suele necesitar más mantas o abrigo para pasar toda la noche caliente y a gusto. Como están realizados en material transpirable no hay problema aunque sude mucho, algo habitual en los más pequeños.

A la hora de hacer la cama todo será muy fácil, ya que solo hay que estirar la sábana bajera, cerrar la cremallera del saco nórdico y la cama estará perfectamente hecha. Les resultará tan fácil que podrán hacerla ellos solitos desde muy pequeños.

  • Cuidados y mantenimiento

Los sacos nórdicos tienen dos partes, una es el relleno y otra es el saco en sí, que actúa como funda. De esta manera lavarlo es muy sencillo ya que solo hay que retirar el relleno y meterlo en la lavadora.

Es similar a los rellenos nórdicos para adultos y sus fundas. Por eso hay que tener al menos dos sacos para poder mudar la cama y que el niño siempre tenga su funda disponible. Los rellenos se pueden comprar junto con el saco nórdico o adquirirlos de manera independiente, siempre dentro de las medidas del saco.

El relleno nórdico se lava igual que cualquier otro relleno siguiendo las instrucciones del fabricante. Se recomienda que para los niños se utilice siempre un relleno sintético de calidad, ya que los de plumas pueden causar alergias en niños sensibles.

Con este invento los niños dormirán calientes toda la noche y los adultos podrán descansar relajadamente sin preocuparse de que sus pequeños estén cogiendo frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>