Reciclando un teclado: originales imanes

Hoy en día, invertimos muchas horas delante del ordenador. Por trabajo o por ocio, el soniquete de nuestras manos aporreando las teclas (con mayor o menor velocidad, todo sea dicho) es frecuente. Y, claro, con tanto golpeteo, el teclado se resiente. Eso cuando el polvo o un café derramado en el momento menos oportuno no lo dejan inservible.

No es que una sea muy torpe, pero sí ha tenido que despedirse de algún teclado en alguna ocasión. Y ahí viene la duda: ¿esto dónde se tira? Pero, un segundo, ¿para qué vamos a tirarlo? Toma nota de la manualidad que te proponemos hoy: unos originales imanes hechos con teclas.

Imanes hechos con teclas

Material: teclado roto, imanes pequeños, pegamento, pinzas.

Paso 1. Separamos las teclas del teclado.

Paso 2. Retiramos las piezas que servían para unir las teclas al teclado con la ayuda de unas pinzas.

Paso 3. Pegamos los imanes en el interior de las teclas, ¡y listo! ¡Ya tenemos imanes!

Ahora, tú decides: úsalos para dejar mensajes, para sujetar la lista de la compra… ¡Imaginación al poder!

P.D.: Las piezas que no uses (y los teclados en general) se depositan en un punto limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>