Reciclando la vajilla: cómo hacer un reloj con un plato

¿Siempre tarde a todos lados? ¿Hay que darle un nuevo aire a la vajilla? “¿Qué hago con ese plato que no pega con el resto?” “¡Hay un artista aquí dentro!”.  Puede haber muchos motivos para lanzarse a la aventura de construir un reloj con tus propias manos y cada uno puede elegir el que más le guste.

Nosotros os proponemos la idea y os invitamos a probar, que ya se sabe eso de que hacer algo por uno mismo puede ser muy gratificante, no nos cansaremos de decirlo.

Material: un plato de cerámica o plástico, un reloj, un taladro, unas gafas protectoras y baterías.

Paso 1: lavamos el plato con detergente y lo limpiamos con alcohol.

Paso 2: marcamos el centro con un rotulador y hacemos un agujero con el taladro (con mucho cuidado, para que no se rompa el plato o se desprendan trocitos del mismo), por el que pasarán las manecillas.

Paso 3: montamos el reloj. Su mecanismo es sencillo, por lo que no te resultará difícil. Y, si no, siempre nos quedarán las instrucciones…

Paso 4: ajustamos la hora… ¡Y ya está listo para colocarse donde más te guste!

Además de platos, puedes usar cuadros, pizarrón; puedes pintar la superficie, pegar adornos… ¡El cielo es el límite!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>