Sacos nórdicos, la mejor solución para niños

Muchos padres se levantan varias veces a lo largo de la noche para asegurarse de que sus hijos están tapados. Muchos niños se mueven constantemente mientras duermen y acaban arrojando al suelo las mantas y sábanas. Por la mañana, se despiertan helados y vienen los problemas.

Pero para los padres tener que levantarse varias veces durante la noche no es la mejor solución porque esto les impide poder dormir correctamente y descansar como es debido. Por eso, lo mejor es recurrir a soluciones prácticas, como los sacos nórdicos.

ropa-cama

  • ¿Qué son los sacos nórdicos?

El concepto es muy similar al de un saco de dormir en una acampada, pero adaptado a una cama. Su tamaño es el de una cama de 90 cm o de 80 cm y la parte de abajo tiene la misma terminación que una sábana ajustable. De esta manera, se coloca en el colchón y queda listo para ser usado.

Tiene una cremallera que se abre por completo para que el niño pueda introducirse en el interior y, a continuación, se cierra totalmente. El niño queda dentro del saco nórdico y aunque se mueva no se destapará porque está cerrado y se trata de una pieza única.

Además se realizan en muchos modelos y con muchos motivos, los sacos nórdicos infantiles de Gauus son un buen ejemplo de la gran variedad que existe actualmente en el mercado y que permite elegir al gusto del niño y también al gusto de los padres para que combine con el resto de la habitación.

Al tener relleno nórdico el niño no suele necesitar más mantas o abrigo para pasar toda la noche caliente y a gusto. Como están realizados en material transpirable no hay problema aunque sude mucho, algo habitual en los más pequeños.

A la hora de hacer la cama todo será muy fácil, ya que solo hay que estirar la sábana bajera, cerrar la cremallera del saco nórdico y la cama estará perfectamente hecha. Les resultará tan fácil que podrán hacerla ellos solitos desde muy pequeños.

  • Cuidados y mantenimiento

Los sacos nórdicos tienen dos partes, una es el relleno y otra es el saco en sí, que actúa como funda. De esta manera lavarlo es muy sencillo ya que solo hay que retirar el relleno y meterlo en la lavadora.

Es similar a los rellenos nórdicos para adultos y sus fundas. Por eso hay que tener al menos dos sacos para poder mudar la cama y que el niño siempre tenga su funda disponible. Los rellenos se pueden comprar junto con el saco nórdico o adquirirlos de manera independiente, siempre dentro de las medidas del saco.

El relleno nórdico se lava igual que cualquier otro relleno siguiendo las instrucciones del fabricante. Se recomienda que para los niños se utilice siempre un relleno sintético de calidad, ya que los de plumas pueden causar alergias en niños sensibles.

Con este invento los niños dormirán calientes toda la noche y los adultos podrán descansar relajadamente sin preocuparse de que sus pequeños estén cogiendo frío.

Elegir césped online y acertar

Cuando se compra césped online el miedo más común es si se va a acertar en la elección. Sin embargo, acertar en la compra online puede ser incluso más fácil que hacerlo en una compra física. Cuando se acude a un comercio a comprar césped artificial, muchas veces se va a un centro comercial en el que además de césped se venden muchas otras cosas.

El cliente se encuentra ante una gran cantidad de rollos de moqueta entre los que puede elegir y no sabe muy bien por cual decidirse. A simple vista, algunos parecen muy similares y otros pueden parecer muy atractivos vistos en el rollo, pero igual no son los más adecuados para el fin que se les quiere dar.

Comprar en un catálogo online

Comprando a través de un catálogo online como el de intercespedartificial.com las cosas cambian significativamente. Para empezar, nos encontramos con que los céspedes están agrupados según su función: para terrazas y jardines, para uso deportivo o Astro Turf. Este último, el menos conocido, se utiliza muy a menudo en instalaciones dedicadas a la cetrería.

Una vez en la sección correspondiente, podemos ver los diferentes modelos de césped que están a la venta y sus características. Estas fichas son mucho más fiables que lo que podemos ver en un rollo de césped de un centro comercial.

Aquí sabremos la altura de la hierba, su color, para qué es más indicado cada modelo etc. De este modo, es mucho más sencillo tomar una decisión sobre qué producto podemos necesitar para el fin que estamos buscando.

Si después de mirar todas las fichas seguimos teniendo dudas, es el momento de llamar o de escribir a la tienda para realizar todas las preguntas que tengamos en mente. Incluso podemos solicitar comprar alguna muestra en caso de que no acabemos de tomar una decisión.

Presupuesto online

Una vez que tenemos claro qué es lo que necesitamos para nuestro jardín o nuestra terraza hay que pedir presupuesto. El precio del césped varía en función de la cantidad que se compre, no es lo mismo solicitar el mínimo para una terraza de casa que comprar para cubrir una gran extensión.

Por eso, es preferible que ofrezcan presupuestos personalizados antes que precios fijos. De esta manera tendremos un precio acorde con lo que nos hace falta y, si tenemos que comprar muchos metros, seguramente salgamos ganando.

También podemos indicar si queremos que se realice o no la instalación. Todo dependerá de si se ofrece ese servicio en la zona en la que se vive. Si no es así, no habrá problema en encontrar una empresa especializada que pueda realizar el trabajo.

Cuando aceptemos el presupuesto, recibiremos la cantidad de césped solicitado en casa, sin tener que molestarnos por nada. Si ya está preparado el espacio para su instalación, la empresa solo tendrá que colocarlo.

Si el césped es para el interior de casa, para una pequeña terraza, no hará falta nadie para colocarlo ya que se puede poner igual que cualquier alfombra, sin necesidad de pegarlo o de unirlo al suelo de ninguna manera.

Electrodomésticos imprescindibles en el hogar

Hoy sería imposible pensar en una casa sin electrodomésticos. No hace tantas generaciones atrás que las mujeres acudían con sus cestos a lavar a los lavaderos públicos. Estos lugares eran como las redes sociales ahora. Allí se hablaba, se intercambiaban historias y también nacían los chismes y habladurías más falsos de todo el pueblo.

Hoy nadie pensaría en cargar con su barreño de ropa hasta un lugar público para frotarlo con los nudillos contra una piedra y usando agua helada. En muchos casos, ya ni siquiera se piensa en tender la ropa, ya que nos hemos acostumbrado a las cómodas secadoras que la dejan perfecta para guardar y sin tener que tender ni estar pendientes del día que pueda hacer.

Los microondas, que no llevan tantos años entre nosotros, son ya imprescindibles en la mayoría de los hogares y pocos usan un cazo para calentar leche o agua.

Los gustos van cambiando

Los electrodomésticos más comprados el año pasado son muy significativos de por dónde van los gustos de los consumidores actualmente. Lo más vendido han sido los combinados de nevera y congelador. Y es que España está a la cabeza en la compra de este producto, que es muy popular en nuestro país.

El segundo electrodoméstico más vendido ha sido la lavadora y seguro que no es casualidad. Las lavadoras cada vez son más modernas y sofisticadas y antes de que uno se dé cuenta, ha salido al mercado un modelo que consume mucho menos y que aporta mayores ventajas.

Le siguen de cerca las secadoras. Hace pocos años, no era tan habitual tener una secadora en casa porque los pisos solían tener una zona de tendedero interior o porque se hacía la vista gorda con el hecho de tender la ropa en patios de luces o zonas exteriores discretas.

Pero actualmente, muchos pisos ya no cuentan con tendedero. Al precio que está el metro cuadrado en algunas ciudades no es algo que se pueda permitir y los ayuntamientos cada vez se están poniendo más rigurosos con el hecho de tender en las fachadas. Pero además, la gente no tiene tiempo para atender la ropa ni para estar pendientes de si va a llover y se puede humedecer de nuevo.

Los lavavajillas también se encuentran entre los productos más vendidos, sobre todo ahora que se han desterrado ya muchos mitos, como era el de que resultaban muy caros en su consumo.

Casi todo el mundo ya sabe que un lavavajillas consume menos agua que lavar a mano y el gasto de energía es, generalmente, menor que el del agua caliente que se utiliza en el proceso.

Cada vez, más necesidades

Aunque no estén entre los más vendidos todavía, hay electrodomésticos que sin duda están cogiendo mucha fuerza y seguro que pronto lo estarán. Es el caso de las famosas aspiradoras robot que pasan el suelo sin necesidad de que ningún humano las guíe y que hasta memorizan la casa para saber cómo sortear los obstáculos.

electrodomesticos